El Colegio Oficial de Veterinarios de Jaén y sus colegiados, más cerca de lo que imaginas.

Los veterinarios juegan un papel fundamental en la salud pública, siendo el colegio, el ente unificador y catalizador de las tareas del colectivo.

En la inmediatez de nuestro pensamiento, la imagen de veterinario que proyecta nuestra mente, es la del doctor que cuida la salud de nuestras mascotas. Nada más y nada menos. Resulta por tanto algo sorprendente, descubrir que tras la calidad de la “tapa” que nos sirven en nuestro bar de confianza, reside la sapiencia de un veterinario.
Es labor autoimpuesta para la Junta que dirige actualmente el Colegio de Veterinarios de Jaén, visibilizar la versatilidad de esta profesión.
Entre las labores del colegio: el registro de animales de compañía, el control de la aplicación de la normativa vigente que afecta al desempeño de la función veterinaria, las relaciones con los órganos administrativos públicos anexos a la profesión… además de todas ellas, o quizá englobando a todas ellas, residen las más importantes, representar, asesorar y visibilizar al colectivo veterinario.
Detrás del órgano colegial, existen casi 400 profesionales, que realizan diversas labores incidentes directamente, no solo en la salud de los animales, sino en la del ser humano.
En una provincia principalmente agroganadera como es la nuestra, los veterinarios desempeñan un papel fundamental:

“Somos los garantes de la salud pública de las personas, mediante el control de las zoonosis. Cada animal que se sacrifica para el consumo humano, pasa por el control de un veterinario.”
D. Juan José Frías (Veterinario e Inspector Sanitario del Servicio Andaluz de Salud)

“Vigilamos la salud de los animales en relación con la salud de las personas, y somos responsables del asentamiento de la población ganadera, de la vida en el territorio. Asimismo, protegemos al ganadero de las consecuencias de una ruptura en la cadena alimentaria.”
Dª. Teresa Moro Martínez (Veterinaria de la OCA de Cazorla)

“Nuestra función es la prevención de la salud pública, el control de la seguridad alimentaria, y la garantía de salubridad de los productos que van desde el campo a la mesa.”
D. José Ramón Menéndez (Veterinario y Supervisor de Industria Alimentaria, Ambiental y Agua)

La presencia del veterinario en el campo, no solo garantiza la salubridad del producto final que consumimos, también asegura el bienestar durante la crianza del animal.

“Velamos por la salud y el bienestar de los animales, para que lleguen en óptimas condiciones al matadero, influyendo de esta forma en la calidad del producto que posteriormente se ha de consumir.”
Dª. Helena San José Barranco (Veterinaria de explotaciones porcinas)

No solo tiene presencia el colectivo, con el trabajo a pie de campo en las materias de ganadería y agricultura, sino además, dentro de los laboratorios, que, analizan los productos animales para consumo, desarrollan piensos específicos para alimentación animal, e investigan, por supuesto, desde microorganismos responsables de enfermedades animales transmisibles a la especie humana, hasta nuevas técnicas de diagnóstico y tratamiento para nuestros animales de compañía.

“Prestamos un amplio servicio a la sociedad, desde la profilaxis de las enfermedades hasta la preservación de la cadena alimentaria, con el objetivo de la consecución de una salud única.”
D. Manuel Rascón (Veterinario y Director del Laboratorio de Salud Pública de Jaén)

Precisamente el concepto de “One Health” (una sola salud), es el que pretende hacer calar en la sociedad el Colegio de Veterinarios de Jaén, haciendo entender a la sociedad, la importancia de la relación entre la salud animal, la salud humana, y la preservación del medio ambiente. De esta forma, se hace imprescindible el trabajo conjunto entre los ámbitos sanitarios.
Para la consecución de un concepto de “una sola salud”, el elemento de la preservación medioambiental resulta de especial relevancia. Una cadena es tan fuerte como su eslabón más débil, por tanto, es fundamental que las condiciones de los ecosistemas sean óptimas. Y también aquí, se desarrolla la función veterinaria.

“Mediante inspecciones periódicas de vigilancia y control, somos los responsables de garantizar que el aire, el agua y los suelos que dan vida a distintas explotaciones, cumplan los parámetros de calidad ambiental establecidos”
Dª Cristobalina Torralba Terrón (Veterinaria y Control de Medioambiente)

Existen también funciones veterinarias relacionadas con el cuidado del medio ambiente en los Parques Naturales, siendo estas de vigilancia, cuidado y control de las especies salvajes autóctonas.
También los animalarios con fin de actividades experimentales animales, requieren la presencia veterinaria. De esta forma, el abanico de especialidades del colectivo veterinario, se abre hasta lugares estrechamente relacionados con la salud humana.
Tal es así, que incluso los alimentos que consumimos durante nuestras estancias hospitalarias, cuentan con la inspección de un veterinario bromatólogo, que trabaja codo con codo con el personal médico de los hospitales.

“Tenemos la gran responsabilidad del estudio nutricional, composición y características organolépticas que contiene un menú que va a ser consumido por personas más vulnerables en caso de contagio por enfermedades de transmisión alimentaria.”
D. José Rodríguez Mármol (Veterinario y Bromatólogo del Complejo Hospitalario de Jaén)

Así llegamos a nuestra imagen inicial del veterinario, el doctor o la doctora que cuidan de la salud de nuestras mascotas.

“Además de nuestra intervención en la mascota, asistimos a la salud pública, evitando contagios directos de nuestros animales de compañía, y también a la salud emocional que ellos aportan al humano.”
Dª. Francisca Cano Pérez (Veterinaria clínica)

Todo este trabajo es en ultima instancia un esfuerzo conjunto, empujado desde su base por el Ilustre Colegio Oficial de Veterinarios de Jaén, cuya junta directiva, tiene como responsabilidad, la defensa del colectivo, su asesoramiento jurídico en cuanto a normativa específica del gremio, la revisión del debido cumplimiento del código deontológico legalmente establecido, el establecimiento de sinergias internas (entre los propios colegiados veterinarios) y externas (relaciones con administraciones y entes privados o públicos) que den como fruto el crecimiento de la profesión.

Para la consecución del bienestar colegial, el órgano directivo apuesta de forma decidida por una oferta formativa continua, a través de cursos, charlas, coloquios y congresos; así como por la información constante y directa a los colegiados, de cualquier ámbito que afecte a la labor que desarrollan.

El Colegio Oficial de Veterinarios de Jaén, se encuentra de esta forma más relacionado con la ciudadanía de lo que ésta imagina, y hace pública su disponibilidad e intención de continuar salvaguardando la salud pública, como ente sanitario que es.

Próximos eventos

Productos Carrito
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo